Días de mala suerte alrededor del mundo

Si durante un martes 13 nos pasa algo malo en seguida echaremos la culpa al cosmos por conjurarse contra nosotros en tan fatídica fecha. Aunque no seamos supersticiosos nos inquiete que ese número y ese día de la semana se junten, pero, ¿se da el caso en otros lugares? Sí, supersticiosos hay en todos sitios, aunque no se ponen de acuerdo en el día.


Por ejemplo, en los países anglosajones se teme al viernes 13; bien lo sabemos por esas numerosas películas en las que un tipo con una máscara de hockey se dedica a desmembrar excursionistas. La explicación (del día, no de las motivaciones de Jason Voorhees) estaría en el día en el que fue crucificado Jesucristo – viernes – y el número de comensales que acudieron a la última cena.

En Francia también se teme al viernes 13, pero por otra cuestión que os fascinará si sois aficionados a la historia y os fascinan las teorías de la conspiración. Seguro que os suenan los templarios y los problemas que tuvieron con el rey Felipe IV. Según la tradición los caballeros de la orden guerrera fueron prendidos por el rey el viernes 13 de octubre de 1307. Recordad también que el rey murió en extrañas circunstancias después de ser maldecido por el último maestre templario.

noescatorce

En Italia temen al viernes 17. “¿Por qué?” os preguntaréis aquellos para los que un 17 es un número anodino y sin gracia. Pues bien, el 17 en números romanos es XVII, un anagrama de “VIXI”, que en latín significa “vivió”. Así pues en este día de mala suerte se une la milenaria tradición cristiana –volvemos al día de la crucifixión – y la tradición romana.

En China el fatídico y temido número es el 4. El número que a los occidentales nos parece tan armónico e ideal suena chino muy parecido a “muerte”. ¿A que ahora veis el número de otra manera?, ¿a que ahora diréis que vuestra casa tiene cinco paredes porque contaréis el techo?

En Japón también se da la superstición china, pero a ella se añade el hecho de que en japonés “9” se pronuncia de manera muy similar a “dolor”. Os podéis imaginar que el cuatro de septiembre o el nueve de abril no son días en los que se sienta demasiada tranquilidad.

Entonces, si somos viajeros, si somos ciudadanos del mundo. ¿Qué día podemos estar tranquilos? Quizá deberíamos recordar aquella vieja frase: “Yo no soy supersticioso, da muy mala suerte”.

Share and Enjoy:
  • Print
  • PDF
  • email
  • Google Bookmarks
  • Yahoo! Bookmarks
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • MisterWong
  • del.icio.us
  • Technorati
  • BarraPunto
  • StumbleUpon
  • Digg
  • LinkedIn

Leave a Reply

Remember Me

Lost your password?

[x] close