Los secretos de la películas románticas

Llega San Valentín: una época llena de romanticismo para unos, una época meramente consumista para otros, un momento al año en el que es mejor no salir a la calle porque tanta decoración con corazones nos sube el azúcar…


… y unos días en los que los cines se llenan de comedias románticas. Sí, esas películas (las hay mejores y peores) en las que dos personas se encuentran, viven situaciones más o menos graciosas y se dan cuenta de que están hechas la una para la otra. Podemos llamarla “Notting Hill”, “Un buen año” o “Wimbledon, el amor está en juego”.

Pareja

Pero, ¿desde cuándo las parejas de enamorados han asistido a este tipo de historias? Se podría decir que la comedia romántica es incluso más vieja que el cine pues en obras de Shakespeare como “Mucho ruido y pocas nueces”, “El sueño de una noche de verano” o “La fierecilla domada” ya hay elementos de este género. Por cierto, recordad que el mismísimo Shakespeare ha sido protagonista no hace tanto tiempo de otra comedia romántica “Shakespeare in love”.

Por cierto, ¿no os da la impresión de que todas son más o menos iguales? Pues si os dado os debemos decir que sí, que una vez se ha visto una se han visto casi todas pues hay elementos que se repiten. Seguramente habrá estudios cinematográficos muy sesudos, pero como tenemos poco tiempo (muchos estamos reservando entradas para ir al cine este fin de semana) hemos hecho una reunión de redacción exprés buscando los componentes característicos de este tipo de películas. Os los vamos a decir y, si no estáis de acuerdo, decídnoslo.

1. Los dos futuros enamorados deben tener orígenes dispares o pertenecer a clases o grupos sociales distintos: ya sabéis, una humilde institutriz se enamora del rico y viudo padre de sus alumnos; el chico de un barrio miserable que idolatra a una noble; el periodista vividor que se siente irremediablemente atraído por una princesa. Amigos y amigas, las historias siempre tienen que tener elementos enfrentados.

2. uno de ellos debe tener “la vida resuelta”: El trabajo es enemigo del amor y el intérprete debe estar dedicado al 100% a su aspiración romántica, que le traerá divertidas situaciones. A nadie le interesa ver al protagonista suspirando en la oficina y, ¡qué demonios! el amor es glamour puro y duro. Así que uno de los dos enamorados será rico, de buena familia, un vividor con suerte o el heredero de una fortuna… lo que sea con tal de que conduzca coches caros, vista bien y no nos aburra con su preocupación por la hipoteca.

3. Siempre tiene que haber un grupo de amigos: el o la protagonista pertenece a un grupo en el que deben estar reflejados tipos como el gracioso, la responsable, el devorador de amantes o el intelectual tímido. Le darán consejos, le ayudarán a tomar decisiones y, llegado el caso participarán de manera cómica en el plan maestro del prota para llevarse al objeto de su pasión.

4. Tiene que haber una figura paterna o materna de gran sabiduría: ya sea el padre, la abuela, un tío o un adorable jefe siempre debe aparecer una persona con experiencia en las lides del amor que dé buenos consejos al protagonista. Esta figura es la contraria a la de los amigos, que no hacen más que meter en problemas al enamorado.

5. El gran plan: No falla. Conseguir el amor de la otra persona va a ser difícil y por eso el prota tendrá que idear un plan maestro (a menudo basado en una mentira) con sus amigos que se revelará ridículo e inútil. Esto le forzará a aceptarse tal y como es para conseguir a su amada o amado.

6. Hay un malo o contrincante: si no hay una historia sin conflicto, no hay avance sin un villano. Ya sea un contrincante amoroso, un envidioso, un ex con aviesas ideas… debe haber un malo que ponga en peligro el amor.

7. La gran discusión: una vez que los enamorados han tenido su primer encuentro romántico y se han aceptado mutuamente alguna circunstancia debe provocar una “superhipermega” discusión que parezca que va a separarles definitivamente y sin remedio. Así el protagonista comenzará desde cero, pero tratará de reconquistar a la persona amada con más determinación y madurez.

8. La declaración en el último minuto: esta circunstancia es hija de la anterior que os hemos comentado. Cuando todo parece perdido, ella o el se van a casar u otro u otra… nuestro romántico héroe sacará fuerzas de flaqueza, se enfrentará a todo lo que se le venga encima y, como una nueva persona más madura y con más fe en el amor, declarará sus sinceros sentimientos. Lo que hará que finalmente obtenga el favor de la otra persona.

Película romántica

Suponemos que habrá más puntos, pero estos son en los que nos hemos puesto de acuerdo. Claro está, tampoco todas las películas románticas son así. Pero en el caso de que vuestra pareja os lleve a ver alguna y os quedéis dormidos siempre podéis salir del paso comentando de manera general alguno de estos puntos. Suele funcionar.

¡FELIZ DÍA DE SAN VALENTÍN!

Share and Enjoy:
  • Print
  • PDF
  • email
  • Google Bookmarks
  • Yahoo! Bookmarks
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • MisterWong
  • del.icio.us
  • Technorati
  • BarraPunto
  • StumbleUpon
  • Digg
  • LinkedIn

Leave a Reply

Remember Me

Lost your password?

[x] close